Close

27 junio, 2019

Juan el que Bautizaba con Agua.

A propósito de celebrar la Festividad de S. Juan Bautista, en un chat de ex compañeros de Bachillerato se hizo esta pregunta: ¿Si Juan el Bautista “Bautizó” a Jesús y no existía aún el cristianismo, quien bautizó a Juan?

Eso me hizo pensar que muchos aceptamos algunos RITOS, sin entender o profundizar en ellos.

Dice Wikipedia que: “Un rito (del latín: ritus penetrus) es un acto religioso o ceremonial, repetido invariablemente en cada comunidad cultural. Los ritos son las celebraciones de los mitos; por tanto, no se pueden entender separadamente de ellos. Tienen un carácter expresión del contenido de los mitos. La celebración de los ritos (ritual) puede consistir en fiestas y ceremonias, de carácter más o menos solemne, según pautas que establece la tradición o la autoridad religiosa o de la organización correspondiente”.

En la cosmogonía egipcia se habla que: “Las aguas del abismo, o primigenias, fueron deificadas por Nuu”. Y en la sumeria por Nammu, ellos eran el origen de todo y conservaban su potencia generatriz como fuentes de la renovación y de la vida eterna. Hay que recordar que Abraham, el padre del pueblo hebreo era de UR, y que los hebreos vivieron en Egipto durante varios siglos.

No es de extrañar que entonces, el Talmud (el Antiguo Testamento de los Cristianos) se diga en  la Biblia que: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. La tierra era caos y confusión por encima del abismo, y un viento de Dios aleteaba por encima de las aguas”.

Todas las culturas sobre el planeta Tierra tienen “mitologías” similares sobre el origen del mundo, de la vida y del hombre. Y en todas las aguas es un elemento fundamental de la vida.

Los griegos afirmaban que: “En el principio Eurínome, la Diosa de Todas las Cosas, surgió desnuda del océano primigenio pero no encontró nada sólido donde apoyar los pies. Entonces separó el océano del firmamento y danzó solitaria sobre las olas. “
Tales de Mileto, uno de los “Sabios de Grecia” en el Siglo VII A. C. al preguntarse sobre el principio primero por el que se puede explicar las cosas, consideró al agua la materia primera de que todo está hecho.


En el mito de la creación maya, expuesto en el libro sagrado de los Quichés: el Popol Vuh, se afirma: “Esta es la primera relación, el primer discurso. No había todavía un hombre, ni un animal, pájaros, peces, cangrejos, árboles, piedras, cuevas, barrancas, hierbas ni bosques: sólo el cielo existía. No se manifestaba la faz de la tierra. Sólo estaban el mar en calma y el cielo en toda su extensión”. 


Es decir, en todas las civilizaciones, se habla del agua que limpia y mancha, que apaga la sed, que da la muerte y da la vida, en ellas aparece con un significado religioso y se encuentra en sus rituales de culto.

En el Judaísmo es obligatorio lavarse las manos antes y después de las comidas. Los hombres van a la Mikveh (baño ritual) los viernes y antes de las grandes fiestas; las mujeres, antes de casarse, después de dar a luz y al finalizar sus menstruaciones. También el cadáver de un muerto se purifica interna y externamente con agua.

En todas las corrientes del Cristianismo el agua es un elemento purificador, e imprescindible en el sacramento del Bautismo.

Newborn baby baptism

Los católicos, ortodoxos y anglicanos usan además el “agua bendita” para bendecir a los fieles, también se usa en los ritos de «exorcismo».

El Budismo apenas tiene ritos; sin embargo, el agua se utiliza en los funerales budistas: se vierte hasta desbordar en un recipiente situado ante los monjes y el cuerpo del difunto.

En el Hinduismo es obligatorio lavarse con agua cada día. Todo templo se encuentra cerca de una fuente y los creyentes se bañan en ella antes de entrar. Para los hindúes los ríos Ganges, Goda varí, Kaveris, Narmadas, Sarasvatis, Sindhus y Yamuna son sagrados. También usan el agua en los ritos fúnebres.

En la religión Islámica existen varios rituales de purificación protagonizados por el agua: Lavar el cuerpo entero tras el acto de amor, antes de la oración del viernes y antes de tocar el Corán.
Todos los días, el musulmán debe enjuagarse la cabeza, lavarse las manos, los antebrazos y los pies antes de las cinco oraciones diarias.
Cuando falta agua, las personas de confesión islámica utilizan la arena; se trata del tercer tipo de ablución.

El agua a través del tiempo y en todas las religiones ha sido considerada como generadora de vida, no sólo en el plano físico, como origen de todo, sino que se le ha aplicado un simbolismo como generadora de vida en el plano espiritual.

Un país entre dos ríos, el Tigris y el Éufrates: Mesopotamia, es el que tiene «palabras» escritas con más antigüedad: La escritura cuneiforme registrada en numerosas tablillas de barro.  Sus primeros habitantes aparecen entre 5.000 y 3000 años. A .C. En sumerio “a”, significa agua, también  significa esperma, concepción, generación; por tanto el agua es también emblema de fecundidad.

Dioses Mesopotámicos


Tiene mucha importancia su religión porque el relato de la creación del Génesis recoge en sus primeros capítulos el “Poema de Gilgamesh,” sobre el diluvio, y la torre de Babel, etc., ya que esta parte de la Biblia se redacta en la época de cautiverio de los judíos en Babilonia, en torno al Siglo IV A. C. El tema del agua tiene un tratamiento simbólico similar al que encontramos en esos primeros libros de la Biblia, o Talmud. 

La importancia del agua en el antiguo Egipto es fundamental, porque su vida y sustento depende del Nilo. Para ellos el agua es fuente de vida, símbolo de nacimiento, renacimiento y fecundidad. Por esta circunstancia muchos templos en Egipto tenían un lago sagrado, donde ellos creían que cada mañana surgía el mundo de la oscuridad. De este lago recogían agua para las abluciones con claro simbolismo purificador. 

Los antiguos Mexicas (pobladores del actual México) entendían por agua principalmente el agua dulce, las aguas de lluvia, las fuentes y los ríos que fertilizaban las tierras de cultivo, mientras que el mar simbolizaba para ellos el agua divina, límite de lo conocido y dominio misterioso de los dioses. ”El agua es el elemento que engendra el mundo, crea al hombre y le restituye la vida.”

Rito Maya

Además consideraban a la sangre humana como «el agua sagrada o preciosa» para ofrendar a los dioses.

Ofrenda de Sangre a los Dioses

En Suramérica hay una cultura primitiva: los Chimúes que estaba muy ligada al agua. Esta cultura es antecesora de los Incas. Estos, por transmisión oral, fueron legando su visión de este líquido de generación en generación, como signo de fertilidad, donde los ritos de purificación eran muy importantes, y se hacían ofrendas a los dioses que dan el agua. Son dos las ceremonias en el que el recién nacido era ofrecido y dado en bendición a la diosa Chalchiutlicue: una es el lavatorio y la otra el bautismo indiano.

Mama Concha Incaica

Los indios Karaja del Brasil, hablan de las lustraciones bautismales de los recién nacidos, donde antes de sumergirlos en el agua decían que este baño te lave los pecados de tus padres.

En el Sintoísmo de Japón, todo culto empieza siempre con una purificación mediante el agua. Entre sus muchas deidades relacionadas con la naturaleza, están las cascadas, consideradas sagradas.

Pozo de Abluciones a las afueras de Templo Sintoista



El Zoroastrismo de la antigua Babilonia, es una religión dualista, del dios del bien y el dios del mal y en esa lucha, el dios del mal transformó parte del agua buena, considerada sagrada, en agua salada. Para conservar la pureza de agua, del fuego y de la tierra, los difuntos no pueden ser sumergidos, inhumados o enterrados. El agua es utilizada de diferentes formas pero siempre proporciona bendiciones, ella es la energía que sana, que purifica y que da vida.

Fuego Sagrado

Para la religión ORUBA, es importante la inmersión en agua con la diosa Yemayé para purificar a las personas.

Ofrenda a Yemayá

El filósofo Franz König asegura que el bautismo cristiano es singular: 

No hay ninguna religión en que la ablución o ceremonia de inmersión en agua tuviera por efecto la entrada real en el ámbito de Dios

Eso es lo que diferencia El Bautismo Cristiano, a otros ritos que también contemplan la inmersión en agua.

Deja un comentario

WhatsApp chat